Europa Press
Miércoles, 2 de febrero de 2005


AECA LANZA UN DOCUMENTO CON PRINCIPIOS Y PAUTAS PARA MEJORAR Y PONER EN PRÁCTICA LA RSC EN EL GOBIERNO CORPORATIVO


Recomienda crear una Comisión de RSC en cada empresa, un informe anual, foros, asambleas y pedir apoyo de los poderes públicos

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Responsabilidad Social Corporativa de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA), ha presentado un nuevo proyecto de documento cuyo objetivo es proponer principios y pautas generales que sirvan para articular y poner en práctica una gestión del gobierno corporativo de las empresas orientado hacia la RSC, según informa la Asociación en un comunicado.

Así, y partiendo de las regulaciones y códigos convencionales que actualmente se aplican, el documento de la AECA propone un sistema de gobierno en función de un enfoque integral de la responsabilidad social de las compañías.

Entre las razones por las que la AECA ha considerado necesario este documento se encuentra la evolución del entorno empresarial durante los últimos años, la difusión e institucionalización de la ética de los negocios y en el gobierno corporativo, o el énfasis progresivo que han ido adquiriendo las empresas no sólo como organizaciones económicas, sino como instituciones sociales.

Además, la AECA, ha considerado "la inevitable necesidad de tener presentes los efectos externos generados por la actividad empresarial, habida cuenta, entre otras cosas, de la preocupación por conservar los bienes comunes mundiales", y la relevancia de la legitimación social de las compañías.

Para su elaboración, la AECA ha descartado un diseño institucional "único y cerrado", apostando por la aprobación por parte de cada empresa de su propio código de responsabilidad social y sostenibilidad, el cual, a modo de ejemplo, podría incorporar algunos puntos y recomendaciones de buen gobierno, como una breve exposición de los principios generales del buen gobierno global, los criterios para determinar los grupos de interés considerados más relevantes, o la enumeración de las pautas fundamentales aplicables en las relaciones corporativas con cada una de las principales partes interesadas.

Además, se recomienda la adopción de un compromiso de reconocimiento explícito de la creación de riqueza 'neta global', es decir, para todos los grupos interesados, como guía de la estrategia corporativa y misión del consejo de administración, entendiendo que "las simples actuaciones tipo acción social o realización de inversiones socialmente responsables no responden íntegramente a lo que debería constituir una verdadera orientación de responsabilidad social, la cual ha de ser una responsabilidad global".

INDEPENDENCIA, LEALTAD Y DILIGENCIA

Otra de las recomendaciones aportadas por la AECA sería la posibilidad de complementar los habituales deberes de lealtad y diligencia de los administradores con algunos deberes orientados hacia la RSC, o la inclusión en el consejo de administración de determinados miembros independientes externos, es decir, no representativos de la propiedad accionarial, y expertos en RSC.

Asimismo, apuntan la creación de una comisión de responsabilidad social de la empresa, sin perjuicio de que esta orientación sea asumida por el conjunto del consejo de administración o la incorporación de la RSC como criterio a considerar en las propuestas e informes elaborados por la comisión de estrategia e inversiones, junto con la exigencia de buenas prácticas de responsabilidad social a proveedores, contratistas, concesionarios y socios comerciales.

Además, el documento aconseja la eventual organización, con carácter consultivo, de paneles, foros o asambleas para cada uno de los principales grupos de interesados, que, en su caso, cabe englobar en un congreso general. "Aquí sería factible encontrar un diseño institucional para dar entrada al diálogo con las organizaciones no gubernamentales", apuntan.

También apuestan por la aprobación de un informe anual de responsabilidad social corporativa, de acuerdo con un modelo generalmente aceptado y previo informe de la representación de los trabajadores y, en su caso, de los foros organizados para otros participes, además de la verificación externa de ese informe.

Por último, el proyecto del estudio se refiere a la posible conveniencia de sugerir a los poderes públicos la adopción de medidas en torno a la responsabilidad social corporativa, específicamente desde la perspectiva del gobierno de la empresa.