Europa Press
Noviembre de 2004


El GRI reconoce el "esfuerzo" de las empresas españolas en la publicación de memorias de sostenibilidad


MADRID (EUROPA PRESS)

El director ejecutivo del Global Reporting Initiative (GRI), la organización que ha desarrollado el principal estándar de memorias de responsabilidad social corporativa, Ernst Ligteringer, mostró hoy su satisfacción por el trabajo que están desarrollando las empresas españolas en materia de publicación de memorias de sostenibilidad, destacando la labor de empresas como Telefónica y el Grupo Inditex.

Durante su conferencia en el II Encuentro Internacional de RSC organizado por la Fundación IUVE, Ligteringer recalcó que en España el número de memorias de este tipo publicadas "está creciendo mucho" y "rápido" y "cada vez es mayor" el interés que despierta todo lo relacionado con la responsabilidad de las empresas y los estándares para comunicar adecuadamente qué se hace en este aspecto.

Asimismo, anunció que la guía de indicadores que el GRI comenzó a elaborar en julio en formato abreviado para facilitar su uso por parte de las pymes ya "está lista" y será presentada oficialmente el próximo 8 de noviembre en la Conferencia Europea sobre Responsabilidad Social Corporativa que se celebrará en la ciudad holandesa de Maastricht (entre los días 7 y 9) bajo el lema 'Compitiendo por un futuro sostenible'.

Según explicó, y tras constatar que las pequeñas y medianas empresas tenían hasta ahora ciertas dificultades en la aplicación del estándar general, el GRI ha llevado a cabo una adaptación "muy práctica" de la guía para que las pymes aprendan a usar sus indicaciones a la hora de realizar sus memorias de sostenibilidad. En este sentido, apuntó que "no es siempre necesario aplicar al pie de la letra los 97 indicadores de la Guía", porque ésta tan sólo en "un mapa", un "plan de consejos" que deben adaptarse a cada compañía. Así, esta nueva versión para pymes "aclarará estos indicadores y se adaptará al menor tamaño de la compañía de forma práctica".

"NEGOCIAR" CON LA SOCIEDAD

En opinión de Ligteringer, el concepto de sostenibilidad debe ir ligado al de empresa como "elemento diferenciador y clave para la competitividad" y será un aspecto que "muy pronto" las compañías no podrán ignorar, porque la sociedad "está negociando en estos momentos con las empresas su licencia para operar". Así, este experto dio un plazo de entre cinco y diez años para que las empresas elaboren sus informes de sostenibilidad "de manera corriente y habitual", como ahora realizan los informes financieros y de resultados.

La 'clave' de las empresas actualmente es "calcular su verdadero valor", esto es, "no el valor económico", que es sencillo, sino su valor intangible, su valor de marca, de reputación y de confianza. La multinacional Coca-Cola, por ejemplo, tiene un valor financiero real de 70.00 millones de dólares, pero su valor 'de marca' supera los 106.000 millones, y ese 'valor' "está fuera de la contabilidad ordinaria". "Confianza quiere decir valor", destacó, recordando que "se trata de un valor que tarda mucho en ganarse y puede tardar un segundo en perderse".

En su opinión, la Guía del GRI para elaborar memorias es sólo "una herramienta de posicionamiento", recordando que, a nivel general es necesario realizar mejores memorias, con más indicadores externos, mayor transparencia y comparabilidad y mayor información.

Para ello, GRI también se compromete, según Ligteringer, a mejorar sus servicios y a trabajar por ello. Las herramientas que ofrecen son "un bien público" abierto a todo el que lo necesite, invitando así a todo el que quiera, a incorporarse.

"Queremos que los informes de sostenibilidad se normalicen", que sean "habituales" y que para realizarlos se consulte y se intercambie información y experiencias con los 'stakeholders', añadió. Los informes de sostenibilidad son "un simple medio de comunicación en las relaciones entre la empresa y la comunidad en la que opera", y a través del GRI y de otras herramientas, se puede conseguir que éstos sean "buenos y creíbles".

Finalmente, y respecto al papel que deben jugar en este aspecto los Gobiernos, Ligteringer señaló que lo fundamental es que se produzca en ellos "un cambio de paradigma" a la hora de plantearse las relaciones entre la empresa, la sociedad y sobre todo de la legislación, que en algunos casos, "puede ayudar", pero que siempre estaría por detrás de la promoción y de la educación.